Beneficios de dormir con una buena almohada

En nuestro día estamos inmersos en diferentes actividades: colegio, universidad, trabajo, deportes o familia, y una vez que llegamos a casa nos ocupamos de mil cosas pero dejamos de última la más importante: dormir. 

Tener un buen descanso o sueño reparador es fundamental para nuestra salud física y mental, ya que un buen descanso nos proporciona energía y la capacidad de estar activos durante nuestra jornada diaria. Para poder cumplir esto debemos -no solo tener sueño y ganas de tomar un tiempo para nosotros- tener el “equipamiento indicado” para hacerlo. Así es, debemos contar con un buen soporte para nuestro cuerpo (colchón) y un para nuestro cuello y cabeza (almohada). 

Expertos del sueño aseguran que para lograr dormir bien es necesario utilizar una almohada que resulte más ergonómica, para que la misma pueda mantener cuello, cabeza y hombros de tal forma que respete la postura natural de la columna vertebral. ¿Te has puesto a pensar si tu cabezal cumple con este objetivo? Es muy probable que no, por eso es importante incorporar a tu estilo de vida la elección de buenos productos para dormir.  

¿Qué ocurre cuando no usamos una almohada?

De acuerdo a una investigación del Colegio de Optometría de la Universidad Estatal de Nueva York, no utilizar un soporte mientras dormimos puede aumentar la presión intraocular siendo un riesgo para aquellas personas con glaucoma. ¡Sin duda utilizar la almohada correcta hace la diferencia!

Otro efecto negativo de no utilizar un soporte,  es el aumento de riesgo de padecer osteoartritis en el cuello cuando dormimos de lado. Esta posición puede causar que las vértebras cervicales puedan curvarse demasiado y apretar las aberturas de la espina dorsal, provocando que los huesos hagan fricción  uno con otro.

Es importante que elevemos la cabeza y le demos soporte al cuello para evitar una postura antinatural durante nuestra noche de sueños, así podemos prevenir problemas cervicales y de espalda. Durante nuestro día el cuello soporta una gran tensión, por eso al momento de dormir es necesario que adoptemos una buena postura pues, en esta  zona del cuerpo convergen varias articulaciones, músculos y ligamentos.

Mejores modelo para descansar

Cada noche procuramos tener un sueño profundo o combatir la falta de sueño y aunque usamos un soporte para descansar es fundamental saber qué tipo de almohada debemos ocupar y de qué material debe ser.  Aquí algunas recomendaciones para que elijas el soporte de ideal cuando quieras renovar tu cama:

  • Almohada Viscoelástica: Esta almohada entrega un gran soporte, adaptándose muy bien a la cabeza y el cuello. Este material libera los puntos de presión y tiene una  excelente vida útil conservando su forma original aunque se intente deformar. Además, son hipoalergénicas y muy higiénicas ya que la viscoelástica aparta la acumulación de ácaros. Se recomiendan aquellas con funda lavable.
  • Almohada de fibra: Hechas con un material sintético que te permite descansar luego de una larga jornada laboral. Entre los beneficios de este tipo de almohada está la frescura y que evita la multiplicación de bacterias, hongos y ácaros. Este modelo posee diferentes grados de firmeza y son transpirables por lo que no retiene calor. Revisa el gramaje y la calidad del relleno a la hora de comprar.
  • Almohada de gel: Su material de alta densidad la convierte en un soporte muy fino y muy funcional ya que tiene adaptabilidad para la cabeza y el cuello. También, existen alternativas de aplicación en la fibra, ideal para las personas que sufren de calor mientras duermen.

Una almohada para cada persona

Todos tenemos nuestra propia definición de comodidad cuando se trata de dormir, buscando la mejor posición para adecuar nuestro cuerpo con la cama y las almohada. Boca abajo, con una almohada entre las piernas o de lado, hay un soporte para cada forma de dormir. Conoce la almohada adecuada según tu forma de dormir y evita futuras dolencias en la mañana. 

  • Dormir boca arriba: se debe elegir un soporte que de firmeza y que posea un grosor medio. Por lo general se recomienda una altura media para lograr máxima alineación de la zona cervical y dorsal de columna. 
  • Dormir de lado o apoyados de un hombre: se recomienda una almohada gruesa, firme y de altura alta o media alta esto, con el fin de que el cuello sea una prolongación de la dirección de la columna. 
  • Dormir boca abajo: se recomienda utilizar una almohada blanda y fina que permita que la cabeza quede alineada con el cuerpo y simule la posición vertical. Esta no es la postura más recomendada para la columna debido a las tensiones que genera en las cervicales.

Sin duda un buen descanso determina nuestro desempeño al día siguiente, conocer formas de mejorarlo solo requiere de nuestro esfuerzo. ¡Un buen descanso es un buen día de trabajo!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *