La mejor compañía: los efectos de la música en el sueño

El avance de la tecnología ha repercutido en que pasemos más tiempo que antes frente a pantallas electrónicas. Estas, son perjudiciales para inducir el sueño, ya que activan más que relajan nuestro cerebro, reduciendo la producción de melatonina.

Las alteraciones del sueño podrían afectar nuestra salud, provocando cambios negativos en nuestra calidad de vida. Hay diferentes tipos de trastornos como la apnea (asociado al ronquido), insomnio o síndrome de las piernas inquietas.

Es una realidad, todos, alguna vez, hemos experimentado problemas para conciliar el sueño. Meditación, tés de hierbas, ducha caliente antes de acostarse o una lectura relajante. Existen muchos métodos que pueden servirnos para aliviar este inconveniente.

El hábito de escuchar música antes de dormir es, quizás, una acción muy común entre las personas. Si lo has hecho o lo haces regularmente, quédate en este post, porque te contaremos todos los beneficios y efectos que puede provocar la música en la calidad de tu sueño. 

Principales beneficios

Todos tenemos distintos gustos y estilos de música definidos. Para un sueño profundo lo más adecuado es encontrar una melodía que sea de tu agrado, pero que, a la misma vez, tenga la capacidad de relajarte. 

Es importante que la música para dormir tenga un ritmo suave, que se asimile al latido de un corazón en calma. De esta forma, podrás sentir como tu respiración se va mimetizando con el sonido. 

Mientras escuchas música relajante ayudaras a que tu cuerpo y tus músculos entren en una fase de tranquilidad ideal para lograr un descanso pleno. Es probable que comiences a entrar en fases de meditación ligeras. 

Dormir con música también logrará liberar efectos químicos dentro de tu mente, estos generan múltiples beneficios en tu estado de ánimo, algo similar a lo que hace el practicar deporte. 

Música clásica: la mejor cápsula para dormir 

Si bien puedes escoger cualquier estilo de música para irte a la cama, lo recomendable es elegir canciones o estilos que no superen 60 a 80 beats. Este rango es el de música clásica, folk o jazz. 

La música clásica ha sido objeto de estudio por diversos investigadores y universidades en el mundo. Es catalogada como la mejor música para acompañarnos en las distintas fases de nuestro sueño.

Un estudio hecho a adolescentes universitarios demostró la influencia que tiene la música clásica en el descanso. Los resultados del estudio fueron concluyentes respecto a las mejoras que se exhibieron en relación a la calidad del sueño, incluso llegando a aliviar síntomas depresivos de los estudiantes. 

Otro estudio proporcionado por la Universidad de Toronto ha asegurado que al escuchar melodías clásicas estas ayudan, mediante sus ritmos y patrones tonales, a crear un estado de ánimo asociado a la meditación y generan ondas cerebrales lentas. 

Si eres amante del rock o estilos como el power metal, es mejor que dejes tus canciones favoritas para el resto del día, evitando irte a dormir con este tipo de música, ya que podría provocar efectos de activación que de relajación. 

Listas en tus aplicaciones de música 

Si cuentas en tu dispositivo móvil con una aplicación de música offline, puedes elaborar tu propia lista de canciones para irte a dormir. De todas formas, las apps cuentan con un sinfín de posibilidades para escoger la lista de reproducción que más te guste. 

Hay desde música para meditar, sonidos de animales y naturaleza, música clásica moderna y contemporánea, además de otros estilos como el jazz melódico o chill out.

Te recomendamos programar la música de tu preferencia con temporizador de al menos 45 minutos. Con este tiempo, aseguras una cantidad de música óptima para inducir tu descanso, además de dejar de lado tu celular y evitar la luz de este. 

¡Ya sabes! No tienes excusa para dormir bien y disfrutar de la mejor música en la comodidad de tu cama. 

¿Cómo cuidar tu alimentación en primavera?

La primavera es una de las temporadas que más cambios trae en nuestras vidas: clima, alergia, estado de ánimo, entre otras. Por esto, en Flex te queremos ayudar dándote tips de alimentación, para que disfrutes lo positivo de la primavera y te nutras con sus frutos. Porque para un buen descanso, la sana alimentación es fundamental. 

Lo que debes dejar de consumir

En una época como esta, es importante reducir el número de toxinas, ya que esto dará mayor fluidez a la labor del hígado y la vesícula. Por lo tanto, se deben evitar irritantes hepáticos como el café, frituras, alcohol, azúcar, leche, grasas procesadas, entre otros. Además, -contrario al pensamiento popular- debes evitar consumir espárragos, coliflor y brócoli, ya que estas verduras reducen la capacidad detoxificadora del hígado. 

El buen funcionamiento de tu tránsito intestinal también es importante para tu organismo, ya que este es el responsable de eliminar toxinas acumuladas en el pasado, fruto de una mala alimentación, contaminación o el estrés. En este artículo también conocerás alimentos que ayudan a mejorar esta y otras problemáticas.

Lo que debes consumir más

La fibra es una sustancia que debe ser tu compañera en estos tiempos, por lo que los alimentos claves serán los productos integrales, frutas, vegetales, frijoles y frutos secos. Dentro de sus múltiples beneficios están la mantención de una buena salud intestinal, la reducción de los niveles de colesterol, controla los niveles de azúcar en la sangre y la normalización de tus deposiciones.

Además, no debes olvidar lo beneficioso de alimentos con proteínas como el salmón o la pechuga de pavo/pollo, o cualquier otro que represente una alta fuente de proteína. A continuación te mostramos otros alimentos que Flex recomienda para ti en primavera. 

Ensalada y fruta: tus aliadas en primavera

Lo más importante de la comida sana es la constancia. Debes consumir al menos 4 o 5 porciones de frutas y verduras al día. Aprovecha que estas tienen su mejor momento en cuanto al sabor y crecimiento en esta estación del año, donde además las puedes encontrar a mejor precio y mayor cantidad.

Algunas de las frutas clásicas de primavera son los plátanos, frutillas, limones, manzanas, naranjas y paltas. Por el lado de las verduras encontramos acelgas, apios, lechuga y zapallo. 

En cuanto a las ensaladas ideales, puedes escoger entre berros, canónigos o endibias, todas ellas mejoran la digestión. Además, la lechuga y el diente de león son buenos alimentos para depurar tu organismo de manera sana y eficiente. Puedes agregarle las verduras que estimes conveniente a tu plato, pero te recomendamos una ensalada de tomate, césar o de espinacas. Otra verdura que servirá para mejorar tu vitalidad en este periodo es el limón, por lo que mantén siempre un vaso de agua con gotas de limón junto a tu alimento diario.

Algunas de las frutas recomendadas de la estación son el kiwi y la piña, porque aportan enzimas digestivas que mejoran el rendimiento de la digestión. Intenta consumir alimentos alcalinizantes como los frutos secos, hortalizas y verduras que tienen muchos beneficios para tu salud y reducen probabilidad de padecer enfermedades carenciales.

Otras frutas clásicas de la primavera son las frutillas y frambuesas, ricas en vitamina C, con un alto contenido de agua y fibra. ¡Recuerda! entre más rojas sean, son más ricas y sanas para tu organismo.

Por último, pero no menos importante en tu dieta, están las legumbres, las cuales tampoco pueden faltar en tu alimentación. Son un gran complemento para tus comidas diarias, y en esta época se pueden consumir más frescas, sacando provecho de sus múltiples nutrientes. Te recomendamos comerlas al menos dos veces a la semana. Ten en mente que para el descanso ideal, debes tener una dieta ideal y en Flex te ayudamos a conseguirlo para proteger tu descanso. 

Innovadora tecnología protege tu colchón de microbios y gérmenes

Cada día convivimos con diferentes tipos de microorganismos como virus y bacterias. Y hoy más que nunca, es fundamental mantener buenos hábitos de limpieza y cuidarnos de éstos. 

En tanto, proteger los elementos del dormitorio es un paso para poder obtener un descanso saludable, comenzando por la cama. 

Con motivo de la realidad actual, es que Flex desarrolló colchones con tecnología que permite tener un descanso protegido gracias a que ayuda a preservar la higiene del colchón y el bienestar. Además, es respetuosa con el medio ambiente. 

Flex lanzó Edición Especial Salus, una innovadora línea compuesta en Chile de 3 colchones distintos, el Body Care Pocket, Blue Care Pocket y Rest Care Pocket, que podrás conocer en la siguiente nota. 

Tecnología HeiQ Viroblock

Los tres colchones de la Edición Especial Salus implementan entre sus tejidos la tecnología HeiQ Viroblock. Ésta fue creada para proteger los productos de microbios y gérmenes, pues contiene un biocida a base de sal de plata reciclada. Entre los beneficios, las partículas de plata de HeiQ Viroblock contribuyen a crear un ambiente limpio, hipoalergénico y libre de microbios y gérmenes. 

Además, esta tecnología es permanente en colchones. Mientras que para el resto de los productos o complementos su duración es por 10 lavados a 40°C. 

Conoce sus tres modelos y elige el que más se ajusta a tus necesidades para tener un descanso perfecto:

Body Care Pocket 

Este colchón es fabricado con carcasa de Resortes Pocket Premium, lo que entrega independencia de movimiento y una firmeza progresiva. Por lo que es ideal para quienes duermen en pareja. El relleno del acolchado es de espuma viscoelástica memory foam, garantizando así un alto grado de confort y adaptabilidad a cada contorno del cuerpo. 

Su exclusiva tapicería Drapeada Stretch incorpora la tecnología HeiQ Viroblock, de manera que asegura un descanso sobre una superficie saludable y protegida. 

Además, su tejidos son de calidad superior, marcando un antes y después ya que cuentan con gran elasticidad, resistencia y con un diseño único en relieve. En suma, sus fibras son hipoalergénicas, de tacto suave y altamente transpirable por lo que proporciona la correcta temperatura durante el descanso.

Blue Care Pocket 

Este colchón cuenta con Resortes Pocket Premium y es fabricado en Europa con un alto estándar de calidad, entregando soporte con independencia de movimiento y suavidad. Su tejido cuenta con tecnología HeiQ Viroblock para brindar protección e higiene. 

Además, su vida útil es mayor pues el Blue Care Pocket cuenta con formato dual side, lo que permite utilizarlo por ambos lados. Sus dos caras son de tacto suave y altamente transpirable, y su acolchado es de fibras hipoalergénicas proporcionando una adecuada temperatura para el cuerpo. 

El Blue Care Pocket viene enrollado en su innovador formato en caja, lo que permite que sea práctico de comprar, transportar y recibir.

Rest Care Pocket 

Este colchón brinda un descanso inigualable, gracias a los exclusivos resortes LFK firmeza, que entregan más puntos de soporte para la columna. Y en sus tejidos está incorporada la tecnología HeiQ Viroblock, por lo que es posible obtener un descanso protegido, higiénico y saludable. 

Además sus rellenos de fibras son hipo alergénicos y entregan un confortable descanso ideal para cualquier tipo de peso o edad. 

Eficacia garantizada

Los tejidos de los colchones de Salus de Flex, fabricados con tecnología HeiQ Viroblock, presentan una reducción del 99.8337% de la actividad bacteriana. Dicha cifra está certificada por el laboratorio suizo Microbe Investigations (MIS) en junio del 2020, según la norma ISO 2074:2013 (eficacia antibacteriana contra la cepa Staphylococcus aureus). 

De esta manera, los colchones con dicha tecnología presentan una gran y rápida reducción de la actividad bacteriana en productos textiles, respecto a otros tratamientos. 

Revisa nuestra tienda online para obtener un descanso sobre una superficie libre de bacterias y gérmenes. Marcará un antes y después no solo en suavidad y comodidad, sino en la higiene y salud de tu cama y descanso.

Elementos con los que puedes o no dormir

Si bien existe un consenso de que al momento de irse a descansar, lo ideal es ponerse pijama, hay diversos elementos sobre los que no se tiene claridad de si son adecuados o no para dormir con ellos. 

No solo pueden afectar o impedir un buen y profundo descanso, sino que existen riesgos asociados a dormir con ciertos elementos tales como lentes de contacto o con el calientacamas encendido. 

A continuación, te mostramos los elementos con los que puedes dormir y con los que no está recomendado. Para tener un buen descanso nocturno, es importante tener presente los cuidados y precauciones del uso de ciertos objetos.

Algunos elementos con los que no deberías dormir

1. Lentes de contacto: 

Es probable que sea una de las advertencias más repetidas por los oculistas. Pues dormir con lentes de contacto puede provocar desde sequedad hasta cuadros más graves como infecciones. 

Hay que saber que para mantener una córnea saludable no se debe perder su exposición ambiental al oxígeno. Le debe llegar suficiente de éste por lo que si se duerme con los lentes de contacto es como si nos pusieramos una bolsa de plástico alrededor de la cabeza para dormir. 

 2. Faja: 

Hay que evitar dormir con una faja no solo porque resulta incómodo al no permitir moverse o estirarse con libertad, sino también porque existen razones biológicamente relevantes. Nadie debiese dormir con ella debido a que comprime, lo que puede llegar a provocar malestares estomacales como estreñimiento, acidez o flatulencias. 

También al afectar la circulación sanguínea, podría generar apariciones de marcas en la piel o males circulatorios como lo son las varices.

En suma, puede ser un obstáculo para la regeneración celular de la piel. Recordemos que la piel necesita respirar para que pueda llevar a cabo este proceso, y debe estar libre de presiones. Por lo que una faja apretada sobre la piel durante tantas horas implica un estorbo. 

 3. Calientacamas prendido:

Nunca se debe dormir con el calientacamas encendido, pues resulta muy peligroso. Estar sobre este aparato eléctrico, por tantas horas, implica un calor sofocante que puede deshidratar a la persona. En suma, existe un riesgo de electrocución y de incendio en caso de que no esté en buen estado.

El correcto modo de uso es calentar la cama antes de acostarse y apagarlo o sacarlo al ir a dormir.

 4. Con el pelo mojado:

Al dormir con el pelo mojado, este entra en contacto con el calor de la cama lo que crea un ambiente propicio para la aparición de hongos y bacterias. Resulta que la humedad produce desequilibrios en el Ph capilar, lo que genera el entorno perfecto para el crecimiento de los hongos responsables de la caspa. 

En suma, se puede debilitar el sistema inmunitario y desencadenar alergias o un resfriado. Pues el cambio de temperatura provocado por el pelo mojado debilita las defensas y permite que virus y bacterias entren al organismo.  

 5. Prótesis dental:

No es recomendable dormir con prótesis dental porque existe la posibilidad de atragantarse o ahogarse, especialmente si se trata de piezas pequeñas retirables. Los odontólogos señalan que no hay que dormir con prótesis porque hay que dar un descanso a los tejidos formados por las encías y para liberar a los huesos maxilares de la presión que pueden llegar a ejercer.

Además dormir con ésta puede producir alteraciones del sueño, más aún si existe alguna patología como el bruxismo. Lo recomendado es sacarla para su limpieza, descansar sin ella y usarla cuando realmente sea útil. 

Mientras tanto, existen otros elementos con los que sí está permitido dormir pero siempre estando al tanto de las condiciones de un uso adecuado y de las precauciones. Hay que considerar que hay tecnologías creadas para utilizarlas por un máximo número determinado de horas o en condiciones en el que estamos conscientes, no durante el sueño. A continuación podrás ver algunos elementos que resultan muy comunes al dormir. 

  1. Tampón: 

La respuesta de si es o no recomendado dependerá de las horas que vayas a dormir, pues lo ideal es cambiar el tampón cada 6 u 8 horas como máximo. Efectivamente puedes dormir con un tampón puesto pero si tienes pensado dormir por más de ese rango de horas, lo ideal será que no duermas con él y utilices la copa menstrual o una toalla higiénica. 

De lo contrario, puedes correr riesgos de sufrir el síndrome de shock tóxico (STT), que no es una enfermedad frecuente, pero puede ser mortal. Si bien puede haber otras causas, el STT es causado principalmente por los tampones ultra absorbentes que se usan durante un período prolongado de tiempo durante la menstruación. Entre los síntomas, se incluyen: dolor de cabeza y músculos, fiebre, náuseas y vómitos, mareos y confusión. 

2. Copa Menstrual: 

Efectivamente, las mujeres si pueden dormir con la copa menstrual, pues se adapta perfectamente a las paredes de la vagina, entonces no se mueve en toda la noche. 

Lo importante es que hay que recordar que el tiempo máximo entre un cambio y otro son 12 horas. Dicho esto, al acostarte debes haber vaciado la copa, para prevenir que se desborde a mitad de la noche. Luego cuando amanezcas la vacías nuevamente. 

3. Tapones en los oídos

Quienes utilizan tapones en los oídos, generalmente es porque viven o están en un lugar con contaminación acústica, ya sea una estación de trenes, un aeropuerto, bares, discoteques, entre otros. 

Existen diferentes tipos, los más adecuados para el descanso son los de silicona blanca. Estos se adaptan al canal auditivo y se crea una especie de barrera hermética que impide que se escuche cualquier ruido. También están los de espuma blanda, que deben ser apretados con los dedos antes de introducirlos en los oídos. Y  los tapones para los oídos de cera que son moldeables.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el uso adecuado y responsable de los tapones es cuidando la higiene de éstos. Asimismo, también hay que evitar la acumulación de suciedad en el conducto auditivo, pues se pueden provocar infecciones en nuestros oídos. Entonces se debe limpiar constantemente los tapones y también el interior de las orejas. La otra opción es utilizar tapones de un solo uso.

4. Mascarilla en el pelo

Hay que saber que existen mascarillas de pelo que por mucho que se deje durante la noche, no van a actuar y tener efecto durante todo ese periodo. Existen muchos tipos de máscaras para el pelo, y debes leer las instrucciones de uso. 

Por lo tanto, si vas a dormir con una, asegúrate de que sea especial para la noche. En el caso de que sea casera y con ingredientes naturales, puedes dejarla sin problemas pues no hay químicos. No olvides cubrir el pelo con un gorro plástico o toalla porque favorece la penetración de los ingredientes activos.

Ten en cuenta que las mascarillas nocturnas deben aplicarse sobre el pelo seco o humedecido ligeramente con las manos. No te acuestes con el pelo mojado pues resultan menos efectivas ya que el producto se diluye al entrar en contacto con el agua. 

Cuando la apliques, concentra el producto en las puntas que son la parte más sensible y frágil. Y lo más importante es que a la mañana siguiente no olvides enjuagar la mascarilla.

5. Faja posparto

Según como la ginecóloga Drª. Sheila Sedicias señala, la faja postparto debe ser usada durante todo el tiempo y retirarla al realizar ejercicio físico y al bañarse. 

Si bien se utiliza de día y de noche, se puede tener dos tipos de fajas posparto, una de ellas puede ser más compacta y con mayor fuerza. Mientras que la otra puede apretar menos para que no incomode al dormir.

Es importante que el material que compone la faja sea transpirable para que el calor no sea agobiante. 

Hay que recordar que el fin de este tipo de fajas es evitar que la piel no se caiga más de lo que ya se ha caído tras un embarazo. Y que el resto de órganos también se mantengan en su punto original.



Consecuencias de no dormir lo suficiente y de dormir demasiado

Si existe un consenso en cuanto al sueño es que dormir es una actividad absolutamente necesaria e imprescindible para la salud. Pues durante la función del sueño se llevan a cabo funciones fisiológicas para el equilibrio psíquico y físico de las personas tales como: restablecer el almacenamiento de energía y consolidar la memoria. Pero los extremos no son recomendados, al igual que dormir poco, el exceso de sueño puede traer consecuencias negativas a la salud. 

Según la Revista Médica Clínica Las Condes, la cantidad de sueño ideal de un adulto es de 7 y 8 horas por noche para mantener una buena salud y bienestar. Recordemos que descansar no es sólo necesario para mantenerse alerta y concentrado durante el día, sino que al dormir recargamos y recuperamos el cuerpo de las cargas y fatigas diarias.

Sin embargo, existe la evidencia práctica de que cada individuo debe satisfacer su “cuota de sueño” para sentirse bien. La necesidad de sueño puede cambiar de acuerdo a la edad, al estado de salud, estado emocional y otros factores, cuya duración oscila entre 6 y 12 horas.

Algunos duermen más y otros menos, pero hay personas que superan estos números en donde cada extremo tiene consecuencias negativas. A continuación te contamos las implicancias de no descansar lo necesario y de dormir más de la cuenta. 

¿Cuántas horas es demasiado?

Las personas que habitualmente duermen fuera del rango normal pueden presentar signos o síntomas de problemas de salud graves o, si se realizan voluntariamente, pueden estar comprometiendo su salud y bienestar, según un paper publicado por la National Sleep Foundation

Dicho estudio indicó que no está recomendado dormir menos de 6 y más de 11 horas para los adultos jóvenes de entre 18-25 años de edad. Mientras que para los adultos de entre 26 y 64 no recomiendan dormir menos de 6 y más de 10 horas. 

Se señaló que dormir entre 7 y 9 horas es lo ideal. 

Dormir mucho enciende alerta de enfermedades

Si dormimos más de lo recomendado, esto puede ser un síntoma de alguna enfermedad. Para el caso de adolescentes, puede significar depresión, problemas de hipotiroidismo, diabetes o un cambio de ritmo. En los adultos, dormir mucho también se relaciona con la depresión pues incide en el estado de ánimo.

También, se producen alteraciones metabólicas porque disminuye la actividad física y comemos fuera de los horarios correspondientes. De manera que no es raro que se presenten problemas de peso como la obesidad. En suma, se incrementa el riesgo de desarrollar y sufrir diabetes pues al dormir tanto se elevan los niveles de azúcar en la sangre. 

El sueño excesivo está relacionado con la pérdida de atención y memoria. Puede afectar la concentración y la correcta actividad del cerebro en nuestra rutina diaria. Además, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

¿Y si duermo poco?

La falta de sueño puede ocurrir por numerosas razones tales como el consumo de pantallas y tecnología por tiempos prolongados o por trastornos del sueño, como el insomnio o la apnea obstructiva del sueño, según lo indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 

Si dormimos menos de 6 horas, no solo sentiremos cansancio, irritabilidad y ansiedad, sino que nuestro sistema inmune se verá debilitado. Resulta que durante el sueño, se refuerza nuestra respuesta inmune innata y aumenta la memoria inmunológica. Esto se refiere a la capacidad del organismo de defendernos ante una infección futura.

Además, puede afectar la liberación de las hormonas que ayudan a crear masa muscular, combatir infecciones y reparar células. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste en que dormir no es un placer sino una necesidad. Según los CDC, si no descansamos lo suficiente, aumenta el riesgo de varias afecciones crónicas como: 

  • Presión arterial alta
  • Enfermedades del corazón
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Enfermedad del riñón
  • Obesidad
  • Diabetes tipo 2

Yoga online: de los pies del Himalaya a las redes sociales

Tras una lesión, Natalia comenzó probando clases de Bikram
Yoga, pues no podía practicar ningún deporte de impacto. Le gustó
tanto, que el siguiente paso fue implementarlo en su día a día, a tal
punto que decidió viajar a la India, realizar 200 horas y formarse
como instructora de yoga en la escuela Rishikul YogShala. Hoy, la
periodista Natalia Gálvez, de 31 años, ha logrado dedicarse tanto a
su profesión como al yoga, impartiendo clases online y trabajando
para una compañía de la industria cosmética.

La historia de Natalia Gálvez en el mundo del yoga comienza tras
un lesión que le impedía practicar deportes de impacto. Un día
decidió probar el Bikram Yoga, estilo de yoga que se practica a 42°
de calor. Desde aquel momento, nunca más abandonaría esta
disciplina, pues le brindó un equilibrio y bienestar físico, mental y
espiritual.


Si bien ella había estudiado periodismo y ya tenía un trabajo
estable, viajó a la India, país en donde se originó el yoga, para
formarse como instructora y traer los conocimientos aprendidos de
vuelta a Chile.


Actualmente ha logrado de dedicarse tanto a las comunicaciones
como al yoga. Trabaja en “Natura” y, en paralelo, realiza clases de
yoga particulares y grupales de manera online.

¿Cuándo comenzaste a realizar yoga?

El 2017 llegué a un estudio de Bikram Yoga porque tengo una discopatía lumbosacra, por lo tanto, no podía practicar ningún deporte de impacto y quería realizar algo que fuese compatible con mi lesión.


La instructora cuenta que estuvo un año practicando yoga de
manera continua, lo que la hizo descubrir que su pasión era fluir
sobre el mat. Tanto así, que fue integrando la práctica más allá
de éste: “empecé a vivir el yoga en mi día a día y en cada acción
que realizaba”.


Un año después, durante 2018, y mientras leía el libro “Mamá
India”, sintió una invitación a descubrirse de verdad.


“Mamá India decidió invitarme a revelarme que existe una forma más bonita de relacionarme conmigo misma, con el mundo en el que vivo y con los demás; y que potencia mi esencia más pura. Así me convertí en instructora de yoga, a los pies del Himalaya.”


¿Cómo fue aquella experiencia?
En verano de 2018, estaba trabajando en un medio de comunicación y decidí tomarme vacaciones para ocupar esos días viajando a India para estudiar yoga. Vi la oportunidad y lo tuve claro: compré los vuelos que me llevarían a Rishikesh -al norte de India y a orillas del Ganges-, armé una mochila para un mes y me fui a exprimir la experiencia.


Conocí gente bella que se convirtió en familia, me repleté de conocimiento yóguico tradicional, de prácticas sanadoras, de baños en el río sagrado, de alguna pequeña cornada vacuna y robos de monos que andan libres por las calles. En fin, regresé a Santiago sintiéndome más Natalia que nunca y con una formación en hatha y asthanga vinyasa de 200 horas en la escuela Rishikul YogShala.


Ha sido difícil sobrellevar la cuarentena, ¿Te ha ayudado el yoga?
Es difícil para todxs sobrellevar un confinamiento, sumando a un contexto de muertes que no se visibilizan de manera tangible porque hemos perdido nuestros ritos con la pandemia. Para mí en particular, no ha sido fácil, paso por muchas emociones a diario, pero es muy importante dejarlas fluir y abrazarlas.

Natalia asegura que el yoga la ha ayudado mucho en esto. Logra conectarse consigo misma llevando la atención a la respiración, meditando y logrando calmar su mente. Afirma que uno de los objetivos del yoga, es practicar el desapego: un método que consiste en no dejarse llevar por el engaño o la atracción de las identificaciones mentales.


“Eso lo practico a diario, desapegándome o soltando cualquier idea negativa. Siempre trato de visualizarme y crear una intención positiva para cada día. Es una herramienta súper transformadora y motivadora que refuerza nuestro propósito y actúa como ancla en los momentos adversos”.


“Una muy linda práctica que puedo recomendar es que desde que te despiertes, tomes unos segundos para visualizar un pensamiento que te inspire. Visualízate con la emoción de estar realizándote en esa versión que quieres para ti, que te eleva y a través del ejemplo, ayuda a elevar a los demás ¡Elévate y mantén tu energía en alto en estos momentos!”.


Muchas personas han optado por encontrar su bienestar a través
del Yoga, se graban practicándolo y publican en redes sociales
su progreso ¿Cómo crees que ha sido ese impacto?


Yoga significa unión, con la vida, la energía y el universo. Me encanta que en estos momentos estemos más unidos que nunca, por la plataforma que sea. Las RR.SS. sin duda tienen un gran alcance -que en este caso con el yoga- es muy bonito e inspirador. Y podemos impactar o motivar a otros a preocuparse por su bienestar. Y eso es muy positivo.


El yoga es una práctica transversal que cualquier puede llevar a cabo en la casa. Natalia asegura que debes encontrar un lugar tranquilo donde quede cómoda tu esterilla, tapete o mat de yoga. Idealmente no deben haber corrientes de aire, ni gente interrumpiendo el momento, pues es un espacio para conectarte contigo mismo.


“Además del espacio, solo necesitas una mente y un cuerpo presentes y dispuestos. Basta con ropa cómoda y sencilla, pies descalzos para conectarnos con la tierra, tiempo para ti y para abrir tu corazón a nutrir el cuerpo, relajar la mente y elevar el espíritu”.


¿Necesitamos tener mucha flexibilidad para poder hacer yoga?
Me impresiona que lo primero que muchas personas hacen al tomar una clase de yoga, sea disculparse por no tener flexibilidad. Y la verdad es que claro, “el estereotipo” de una práctica de yoga o lo primero que sale en internet si buscas la palabra yoga, es una postura o una imagen de un yogui súper flexible. Y sí, son muy bonitas, pero no es todo. Además, hay que recordar que la práctica del yoga no solo trabaja el cuerpo físico.

La flexibilidad no es un requisito para practicar yoga, muy por el contrario. Si sientes rigidez, poca agilidad y quieres mejorar en esos aspectos, eres la persona indicada para practicar. No necesitas nada, solo conectarte contigo y con un instructor o instructora que te enseñe a practicar con humildad, paciencia y disciplina. Con la práctica, el cuerpo va cediendo y se va soltando.


¿Todos pueden practicar yoga?
El yoga nos invita a conectar con el momento presente y a unirnos a todxs. Cualquier persona se puede iniciar en el mundo del yoga. Niñxs, adultos, adultos mayores y hasta las personas que tienen alguna lesión o no tienen la movilidad suficiente para realizar algunas asanas (posturas de yoga) pueden practicar adaptado a sus necesidades; y todxs podemos tener una práctica de meditación, relajación y pranayamas (ejercicios de respiración).
Tenemos que tomar consciencia de que todos nuestros cuerpos son distintos y que existen muchos tipos de yoga, así que no hay una medida exacta que funcione igual para cualquier persona. La clave para sacar el mayor provecho del yoga está en tu mente.


¿Hacer yoga nos ayuda a lograr un mejor descanso, un buen
dormir?

Sí, absolutamente. Muchas posturas nos ayudan a recuperar nuestro equilibrio natural, calmar nuestro sistema nervioso, mejoran nuestro sistema digestivo y reducen el estrés. Además, podemos activar la circulación de la sangre, mejorar la respiración y calmar nuestros latidos del corazón, ayudando al cuerpo a relajarse.


La instructora asegura que algunas posturas ideales para realizar como rutina antes de dormir y garantizar un buen descanso son: Balasana (postura del niño), Urdhva Mukha (perro mirando hacia arriba), Ustrasana (postura del camello), Baddha Konasana (postura de la mariposa), Supta Matsyendrasana (twist superior), Setu Bandha Sarvangasana o (postura del puente), Apanasana (rodillas al pecho) y Savasana (postura del cadáver).


Un pranayama ideal para realizar antes de dormir también es Bhramari: una práctica tranquilizante que equilibra nuestros hemisferios del cerebro, y que tiene como principal objetivo inducir a un estado meditativo, que nos facilite la audición del sonido interno.


¿Beneficios?
Es perfecto para antes de meditar o dormir. Calma las emociones y elimina la ira o la ansiedad porque nos vuelve a conectar con nuestro pulso, nuestro ser. Realizar -idealmente- unas 5 repeticiones antes de dormir. La práctica diaria, incrementa al instante la sensación de calma.

Si quieres practicar esta disciplina y vivir “Tu Bienestar Flex”, te
invitamos a la clase que Natalia Gálvez estará impartiendo a través
de un live de la cuenta de Instagram Flex Chile. Será hoy 25 de
junio a las 20:00 horas ¡Nos vemos!